Requisitos antes de la operación

¿Cuál es la experiencia de la Unidad Montepríncipe en el tratamiento de la obesidad?

Cualquier persona que vaya a someterse a una operación de reducción de estómago debe seguir las indicaciones previas para antes de la operación a fin no sólo de una correcta evolución del proceso hasta el quirófano sino también, para prevenir futuras complicaciones. El cuerpo humano necesita tiempo hasta que modifica aquellos comportamientos que están automatizados como la digestión o la respiración. Educar al cuerpo en nuevos hábitos requiere de asesoramiento profesional y constancia del paciente. Así podemos garantizar el éxito durante todo el proceso.

El preoperatorio conlleva dos pasos:

  • Mentalizar el cuerpo para el cambio.
  • Preparar el aparato digestivo para una intervención de estas características.

¿Me debo operar de reducción de estómago?

Las operaciones de reducción de estómago están recomendadas para personas con sobrepeso u obesidad mórbida. Por lo general, los pacientes que necesitan este tipo de intervenciones perciben, antes de la operación, problemas para el desempeño de tareas cotidianas y sintomatología relacionada con el sobrepeso como:

  • Apnea del sueño
  • Dolor intenso en las articulaciones
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Problemas respiratorios o sensación de ahogo
  • Dificultades para un correcto desempeño de la vida sexual

La comunidad sanitaria internacional acepta el IMC (Índice de masa corporal) para determinar si un cuerpo tiene sobrepeso. Por lo general, cualquier valor de IMC superior o igual a 30kg/m2 es susceptible de requerir una operación de reducción de estómago.

¿Cómo calculo mi IMC?

El índice de masa corporal (IMC) es un número que se calcula en base al peso y la estatura de la persona. Para la mayoría de los profesionales de cirugía bariátrica en España, el IMC es un indicador confiable de la obesidad del paciente. La masa se mide en kilogramos y la estatura en metros cuadrados. El resultado da un índice donde 18 es la medida óptima, 25 indica sobrepeso y más de 30 obesidad. Se reserva el índice de 40 para aquellas personas diagnosticadas de obesidad mórbida y que requieren intervención inmediata. En la página de inicio de esta web puedes encontrar una herramienta para calcular el IMC.

¿Qué pasa si mi IMC es demasiado bajo como para operarme?

Es una buena señal. Quiere decir que el cuerpo del afectado podría reaccionar positivamente a intervenciones mucho menos invasivas y más económicas que una cirugía. En los últimos años han proliferado las técnicas y métodos para lograr perder peso de forma considerable. En la Unidad de Obesidad Montepríncipe estamos especializados en métodos que no requieren cirugía general como el balón intragástrico o los programas de reducción de peso mediante dieta estricta y apoyo psicológico que han supuesto una mejora notable de la vida de los pacientes sin pasar por quirófano.

¿Y si mi IMC es demasiado alto?

Como hemos comentado anteriormente, cualquier IMC igual o superior a 40Kg/m2 antes de la operación indica que el afectado estaría en el umbral de la obesidad mórbida. No existe un IMC irreversible, pero en los casos superiores a 40 o 50 el tratamiento debe comenzar con una progresiva pérdida de peso por parte del paciente hasta lograr niveles por debajo de los 40 que permitan al equipo médico intervenir con todas las garantías de salud para el paciente. Un IMC demasiado alto puede suponer un riesgo añadido por lo que una dieta estricta previa será indispensable para aquellas personas que buscan operarse de reducción de estómago pero superan el IMC de 40 o 50 kilogramos por metro cuadrado.

Perder peso antes de la cirugía

Su médico siempre le recomendará perder peso antes de llevar a cabo una operación de reducción de estómago. Una alta cantidad de grasa en la cavidad abdominal o el hígado puede dificultar la cirugía y aumentar los riesgos. En algunos casos, puede que incluso la intervención no pueda llevarse a cabo hasta que el paciente pierda peso de forma previa. El médico reforzará la dieta o sugerirá la práctica de actividades aeróbicas con el fin de acercarse al Índice de Masa Corporal óptimo para la cirugía digestiva. Según la Sociedad Americana de Cirugía Bariátrica y Metabólica, la dieta previa es un requisito fundamental antes de realizar ninguna intervención de cirugía digestiva. En España es una práctica habitual.

¿Qué dieta debo seguir antes de la cirugía?

La dieta antes del Bypass gástrico tiene por objetivo alcanzar una pérdida de peso suficiente, previamente a la operación, lo que garantizará el éxito de la cirugía y prevendrá de posibles complicaciones durante y después del Bypass gástrico. La preparación preoperatoria incluye otros aspectos como la realización de ejercicios respiratorios y de actividad física. Puede aprender más sobre la actividad física antes.