Categoría: Psicología

El Sobrepeso y la Obesidad Infantil. Causas, consecuencias y medidas

Sobrepeso y Obesidad en niños y adolescentes: Queda mucho por hacer

Por África Urbano

Desde las últimas décadas del siglo pasado se comenzó a observar el incremento del peso en población No adulta. Los niños y los jóvenes cada vez eran más gordos.

Tanto es así que en todas las Conferencias Internacionales para Promoción de la Salud de finales de siglo (Conferencia de Otawa, Adelaide, Sundval y Yakarta), el problema ha adquirido mayor relevancia.

Desde el año 2000 (V Conferencia para Promoción de la Salud en Méjico), hasta nuestros días se han ido tomando numerosas iniciativas para que se revirtiera o al menos se frenara esta epidemia/pandemia, ya que es una de las patologías que pone más en riesgo a la población en todas las etapas de la vida.

En Conferencia Ministerial Europea de la OMS (Estambul 2006), se ponían de relieve datos alarmantes:

– Se hablaba de epidemia/pandemia de la obesidad porque en dos décadas en población europea, se había triplicado el sobrepeso, cimiento de enfermedades no transmisibles.

– El incremento se observaba tanto en clases favorecidas como en clases desfavorecidas económicamente.

– Se advertía del enorme aumento del peso en etapa infanto-juvenil.

En este contexto, los asistentes determinaron:

– Invertir la curva de crecimiento del problema en niños y adolescentes para el año 2015.

– Contar con los gobiernos para implementar programas de difusión/prevención.

– Crear políticas educativas que mejoraran el problema.

– Reflexionar/cambiar dietas en centros escolares.

– Proponer/animar a la población a consumir productos saludables, no elaborados, y a abandonar hábitos sedentarios.

¿Qué iniciativas se fueron tomando en nuestro país para abordar el problema del Sobrepeso y la Obesidad en la población infantil y juvenil?

En España concretamente, nuestros gobernantes en los últimos años, han propuesto alternativas preventivas. En el año 2005 surge la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y prevención de la Obesidad: Estrategia NAOS.

En dicho estudio se pusieron de relieve los siguientes datos:

– Los niños españoles estaban a la cabeza del sobrepeso/obesidad en Europa.

– El problema era mayor en zonas rurales y en sectores socioeconómicos desfavorecidos.

– Por provincias había más patología en Canarias, Andalucía y Murcia.

La Estrategia NAOS ha sido y es fundamental en los progresos que se han ido realizando en este campo y son muchos los programas que se han construido a partir de este momento en las distintas Comunidades Autónomas para abordar el tema (Plan de Galicia, Plan de Andalucía, etc.).

¿Qué ha ocurrido? ¿Todas estas iniciativas han cambiado el progreso de la Obesidad Infantil?

Honestamente hemos de decir que, no tan rápido como uno quisiera, pero sí. Poco a poco los estudios nos indican que la población está tomando conciencia.

De hecho en Murcia, en donde uno de cada tres niños tiene problemas asociados al peso, este año el Colegio de Médicos ha puesto en marcha una campaña denominada “PormiSalud: El peso ADECUADO” en la que se involucra a colegios, ayuntamientos y otras entidades.

Es una campaña preventiva, formativa y con acciones concretas como, por ejemplo, acabar con la comida basura en los colegios y sustituirla por alimentos más saludables, como la fruta. A su vez, muchas otras Comunidades Autónomas están regulando la cantidad de máquinas expendedoras de comida hipercalórica que hay en los Institutos.

Frenar el incremento de, según las estadíasticas, un 40% de sujetos afectados con Sobrepeso y Obesidad en la etapa Infantil y juvenil, urge y los gobernantes cada vez son más conscientes de ello.

Existen una serie de factores de riesgo antes de nacer y en los primeros años de la vida, que pueden predisponer al niño a padecer la enfermedad:

– Si la madre tiene diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional) el feto está en riesgo de tener sobrepeso ya desde antes de nacer.

– Si la madre es obesa o si engorda de forma excesiva durante el embarazo, hay posibilidades de que el feto tenga sobrepeso.

– Otro factor que parece alterar el peso del nonato es que la madre consuma tabaco durante el embarazo, ya que la nicotina parece afectar a la maduración de zonas subcorticales del cerebro (hipotálamo) directamente implicadas en la regulación de los impulsos.

¿Madres fumadoras, niños con dificultad en el control de los impulsos, en el control de la ingesta?

– Una vez nacidos, los niños de madres que deciden, SIN MOTIVO, no alimentar de forma natural a su hijo, o las que les dan pocas tomas de alimento al día, lo están poniendo en situación de riesgo.

– El componente de responsabilidad padre/madre durante los primeros años de las vida del niño también puede afectar al nivel de adiposidad del mismo. Los estudios dicen que niños criados con demasiado suministro de comida (sobrenutrición) y los alimentados de forma inadecuada (nutrición poco variada, más hipercalórica), están, así mismo, en situación de riesgo.

– La crianza en un ambiente obesogénico es, evidentemente, otro factor de riesgo. Todo el entorno tiene PERMISO para comer. En estos contextos es frecuente que haya costumbres inadecuadas: desayunar mal, picar, comer grandes cantidades, cenar en exceso, darse homenajes hipercalóricos por cualquier motivo, comer sin ganas. En definitiva, COMER POR COMER.

– Otra situación de riesgo es la de los niños que crecen sin la supervisión de los adultos. Los que llegan del colegio a casa cuando no hay nadie; o los que llevan dinero en el bolsillo por si acaso, y compran chuches, snacks, y refrescos.

– Los niños y adolescentes “enganchados” a las nuevas tecnologías, niños sedentarios, que pasan muchas horas sin hacer ejercicio.

– Los niños y adolescentes con pérdida del bienestar psicológico por diferentes motivos también crecen en una situación de riesgo. En nuestra sociedad, comer está al alcance de cualquiera y en los niños también encontramos ingesta emocional. En niños con aislamiento social; en niños con ansiedad y depresión; con estrés escolar; niños que viven situaciones de acoso; y niños y adolescentes que se crían en hogares con conflicto.

¿Encontramos diferencias de género en sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia?

Cuanto menor es la edad, menos diferencias existen. Es decir, no hay más niñas que niños con sobrepeso ni con obesidad. En la pre-adolescencia hay una ligera diferencia: hay más varones con sobrepeso, pero la mayor parte de ellos evolucionan positivamente, porque pasados uno o dos años aumentan su talla, se redistribuyen las grasas y se convierten en adolescentes con normopeso. Por el contrario, en el caso de las niñas los cambios hormonales que se les presentan durante la pre-adolescencia frecuentemente no les llevan a la mejoría en el proceso y llegan a la adolescencia con un sobrepeso igual o mayor que el que tenían en la etapa anterior. En un estudio llevado a cabo por mi equipo en colegios de la Comunidad de Madrid, hemos contrastado que en 2º ESO la población masculina mejora y la población femenina se va a extremos: más sobrepeso-obesidad, más bajo peso y muy bajo peso.

¿Qué podemos hacer para frenar el Sobrepeso y la Obesidad en nuestra población infantil y juvenil?

Es bien sabido que hay bastantes posibilidades de que un niño o adolescente obeso, sea un adulto obeso. Esto genera un grave problema de salud física y mental en lo personal y un elevado coste para la sociedad. Se deberían, por tanto, tomar medidas preventivas.

los profesionales de la salud encontramos serias dificultades para que las cosas cambien.

– La difusión: Siempre digo que al igual que hay comida basura, hay información basura y este es uno de los mayores problemas que existen en lo que a la salud física y mental se refiere. La población acude a recomendaciones de pseudocientíficos de tres al cuarto, que sin ninguna formación, pero con mucho desparpajo, se dedican a editar libros con dietas milagro, a hacer recomendaciones en medios (facebook, youtube, twiter), utilizan cualquier vía para “conducir” a personas con graves problemas de salud. Son pseudocoaching, no saben nada de nutrición, de ejercicio, ni de psicopatología: venden su producto. Y así, llevan a muchas familias a no tomar las medidas adecuadas en los problemas de sus hijos. Porque la respuesta ante el sobrepeso y la obesidad en la infancia y la adolescencia está en el tratamiento médico y psicológico y en el trabajo con toda la familia.

– La toma de conciencia de las familias/colegios: es imprescindible hacer esfuerzos para que se cambien los patrones de conducta en los contextos de crianza de nuestros menores. Urge, y de hecho se están tomando bastantes iniciativas en este sentido. Aún así, son muchas las familias que presentan resistencia al cambio y son muchos los colegios que siguen sin regular la alimentación y el ejercicio de sus alumnos.

– La toma de conciencia por parte de los equipos médicos de la importancia que tiene incluir en los mismos la figura de un psicólogo. Es imprescindible que este problema se aborde desde la salud mental, la psicoeducación y la orientación familiar. Afrontarlo desde una realidad sesgada en la que solo se contemple la posibilidad de que el problema sea médico, es un error.

Filed under: Psicología

Equipo Multidisciplinar. Unidad de Obesidad Montepríncipe. Descripción del Proceso

¿Cómo trabajamos? Unidad de Obesidad Montepríncipe

Los Valores de la Unidad de Obesidad Montepríncipe

Unidad Multidisciplinar, tratamiento personalizado y coordinación del equipo en donde la seguridad prima ante todo.

Tratamiento Personalizado:

La estrategia terapéutica se diseña en conjunto con el paciente respondiendo tanto a las necesidades de cada persona, sus hábitos, enfermedades acompañantes, como a las recomendaciones de cada uno de los especialistas implicados en su tratamiento.

Equipo Multidisciplinar:

Todos los pacientes son valorados por cada uno de los especialistas, cirujanos y anestesistas (cuando lo necesitan), endocrinólogo, psicólogo, nutricionista. De esta forma se diseña una estrategia personalizada que cubre todos los frentes de ayuda a los pacientes con sobrepeso.

La seguridad ante todo:

  1. Cirugía de mínima invasión: Abordaje laparoscópico en todos los casos, con cifras de reconversión por debajo del 0,3%.
  2. Vista anestésica previa a la cirugía en todos los casos. El mejor equipo de anestesia con la mayor experiencia en cirugía de la obesidad.
  3. El hospital: El centro hospitalario cuenta con todas infraestructuras recomendadas por la SECO: Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad: Banco de Sangre, Asistencia Quirúrgica 24/7, Unidad de Cuidados Intensivos, Radiología adaptada a las personas con exceso de peso.

Coordinación:

El paciente se encuentra acompañado por la Coordinadora de la Unidad a lo largo de todo el proceso desde el primer contacto telefónico. Nuestra Coordinadora va guiando al paciente anticipando y fijando las visitas a los diferentes especialistas, pruebas médicas y respondiendo a las dudas y cuestiones que cada paciente pueda formular. Existen varias vías de contacto establecidas: Web, e-mail y teléfono.

Nuestro proceso:

  1. Contacto con nuestra Coordinadora.
  2. Primera valoración en la Unidad de Cirugía Bariátrica y Metabólica. Se realiza indistintamente con el Endocrinólogo o uno de los Cirujanos de la Unidad. En ella se discuten las posibilidades de acuerdo a las peculiaridades de cada persona y se selecciona la estrategia a seguir: Médica o Quirúrgica. Esta visita va seguida siempre por discusión en la Sesión Multidisciplinar, en la que reunidos todos los especialistas, se confirma la estrategia terapéutica personalizada para cada paciente.
  3. Tratamiento Quirúrgico y Tratamiento Médico. 

Tratamiento Quirúrgico:

Introducción:
La Cirugía Bariátrica es el procedimiento más eficaz en personas con grados mayores de obesidad. Permite conseguir:

  • Una pérdida de peso mantenida a largo plazo.
  • Una mejoría de la calidad de vida y la curación o remisión parcial de las enfermedades asociadas (co-morbilidades), como diabetes, hipertensión, dislipemias, síndrome de apnea-hipopnea del sueño, etc.

La Cirugía Bariátrica es especialmente útil en la diabetes mellitus tipo 2, pues remite en más del 80% de los casos.

La seguridad del paciente es una prioridad en nuestra Unidad, que se ve reflejada por la alta especialización del equipo.

La cirugía mínimamente invasiva con abordaje laparoscópico (a través de mínimas incisiones en el abdomen) permite simplificar el posoperatorio, mejorando el confort y reduciendo la hospitalización, con una estancia media entre 2 y 3 días.

Cada caso se evalúa de manera conjunta por el Equipo Multidisciplinar para así elegir, junto al paciente, la técnica quirúrgica más adecuada, las características y circunstancias de cada persona. Las técnicas más empleadas son el bypas gástrico y la gastrectomía vertical, reservando las técnicas malabsortivas para los casos especiales.

Tras la Cirugía se realiza un Seguimiento Clínico durante al menos un año.

Seguimiento médico, dietético y psicológico.

Proceso:

Primera visita: Se comprueba el grado de obesidad, IMC, co-morbilidades presentes (conocidas o no), antecedentes médicos y quirúrgicos y se empieza el diseño del plan terapéutico.

Solicitud de pruebas médicas que ayudarán a descubrir consecuencias no conocidas de la obesidad y ayudarán en la elección de la técnica más adecuada a las características de cada paciente.

Esta visita va siempre seguida por una consulta con la Endocrinóloga y una discusión en la Sesión Multidisciplinar.

Segunda visita: Tras considerar el resultado de las pruebas médicas, se discuten las alternativas técnicas con el paciente para ultimar el plan terapéutico individualizado. Solicitud de preoperatorio, que incluirá la valoración por el anestesiólogo en todos los casos.

A continuación, el caso es presentado de nuevo en la sesión multidisciplinar para consensuar y decidir el plana terapéutico.

Tercera visita: Procedimiento de Consentimiento Informado. Información de la técnica. Resolución de dudas. Preparación preoperatoria (dieta y ajuste de la medicación). Redacción del informe preceptivo para la compañía aseguradora.

Ingreso Hospitalario: Recibimiento por Mar en Recepción del Hospital. Acogida en la habitación. Presentación al personal de planta (enfermera y auxiliar). Intervención quirúrgica. Estancia en la Unidad de Reanimación durante el postoperatorio inmediato. Alta a planta para continuar cuidados postoperatorios. Alta hospitalaria con informe y explicación de los cuidados tratamientos, etc. Que cada paciente necesita.

Visitas postoperatorias: Visitas sucesivas en las consultas de Cirujano, Endocrino, Nutricionista, Psicóloga.

Técnicas:

  • Técnicas Restrictivas
  • Técnicas Mixtas
  • Técnicas Malabsortivas
  • Reintervenciones

Para más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Filed under: De los médicos, De los nutricionistas, Equipo multidisciplinar, Psicología

De la Ingesta Emocional al Trastorno de Atracones. Cuestionarios.

De la Ingesta Emocional al Trastorno de Atracones

Por África Urbano
Psicóloga de la Unidad de Obesidad

¿Qué es la Ingesta Emocional?

La Ingesta Emocional es comer sin motivo explícito, sin necesidad u ocasión que lo justifique.

En la Ingesta emocional se utiliza la comida como medio para satisfacer algún estado emocional muchas veces identificado (aunque no siempre), pero no bien regulado.

En principio, el sujeto come cuando se siente mal (estrés, abatimiento, cansancio, etc) y tiene la creencia de que después se sentirá mejor.

Cuando esta conducta se lleva a cabo esporádicamente y no tiene consecuencias, el individuo no detecta desajuste. En este nivel todavía no estamos ante un problema.

Muchos pacientes me comentan en consulta que cuando salen de trabajar, después de una dura jornada, deciden “darse un homenaje”. Compran dulces, snacks y/o comida basura (comida hipercalórica), un refresco o algo de alcohol (calorías vacías), y llegan a sus casas preparados para el “ritual”.
Si esta práctica se convierte en algo habitual, la persona, aún no perdiendo el control de la situación, comienza a acumular sentimientos de culpa, preocupación, tristeza y es probable que llegue al sobrepeso y la obesidad. En este punto, se deberían tomar medidas inmediatamente.184

¿Cómo puede saber si esta usted haciendo una Ingesta Emocional?

Cuestionario:

¿Siente hambre a lo largo de la mañana a pesar de haber desayunado correctamente?

¿Siente hambre antes o después de una reunión de trabajo a pesar de haber comido con normalidad?

¿Siente hambre a pesar de haber tomado algo, antes o después de un examen o prueba de cualquier tipo?

¿Come cuando está solo/sola, después de dejar a los niños en el colegio, al volver del trabajo etc?

¿Planifica comprar comida para ingerirla cuando está sólo?

¿Cuándo siente hambre racionalizada, es decir, se da razones que justifiquen esta ingesta?

¿Siente hambre de repente y come de forma impulsiva?

Cuando come de forma impulsiva, ¿Después se arrepiente?

Tiene pensamientos tipo, ¿Tengo que dejar de comer así, mañana empiezo a dejarlo?

Una vez que siente hambre, ¿Le cuesta trabajo posponer la ingesta?

¿Identifica que comer de forma impulsiva y no por hambre, es un problema?

¿Come para olvidar problemas?

¿Se siente más tranquilo después de comer?

¿Come (sin llegar a perder el control) cuando se siente triste?

¿Come (sin llegar a perder el control) cuándo se siente enfadado?

¿Come (sin llegar a perder el control) cuando se siente enfadado?

¿Come (sin llegar a perder el control) cuando se siente ansioso, estresado?

Cuando siente hambre va a la nevera y coge cualquier alimento, sin perder el control

Cuando va a la gasolinera, al quiosco, etc. ¿Compra snack o dulces porque se le antoja?

¿Come para compensar situaciones desagradables?

¿Comer es para usted un consuelo, un premio?

¿Piensa en comida frecuentemente o al menos, más veces de las que quisiera?

¿Cuando se le antoja una comida, busca forma de conseguirla?

¿Cuando siente malestar psicológico siente un deseo intenso por alguna comida?

 

¿Qué es el Trastorno de Atracones?

El Trastorno de Atracones reconocido como trastorno con entidad propia en el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM 5.

Para ser diagnosticado debe cumplir con los siguientes Criterios Diagnósticos:

A: Episodios recurrentes de atracones:

Ingesta durante unas 2 horas de una cantidad de comida superior a lo que la mayoría puede comer en el mismo tiempo y circunstancias.

Sensación de pérdida de control.

B: Los atracones se asocian a 3 o más de estos síntomas:

Comer muy deprisa.

Hasta sentirse incómodamente lleno.

Ingerir grandes cantidades.

Comer a solas, esconderse.

Sentir disgusto consigo mismo, tristeza, culpa.

C: Malestar intenso.

D: mínimo1 vez en semana durante 3 meses. (Este sería un Trastorno de Atracones leve, entre 4-7 moderado, de 8-13 grave y de 14 en adelante severo)

E: No realizar conductas compensatorias. (Las conductas compensatorias son aquellas que realiza el paciente para “deshacerse” de lo que ha ingerido porque se siente muy lleno o muy afectado psicológicamente. Por ejemplo, vomitar, utilizar laxantes, etc. Si se realizan estas conductas después de darse un Atracón, el diagnóstico sería de Bulimia)174

¿Como puede usted saber si está en un Trastorno de Atracones?

Cuestionario:

¿En un periodo de 2 horas ha comido una cantidad de alimento más grande que la mayoría de las personas que conoce comerían?

¿Ha tenido la sensación de perder el control con la comida?

¿Ha tenido la sensación de no poder dejar de comer?

¿Ha tenido la sensación de no poder dejar de comer dulce?

¿Ha tenido la sensación de no poder dejar de comer salado?

¿Come usted más rápido que el resto de las personas que conoce?

¿Come o ha comido hasta sentirse incómodamente lleno?

¿Come grandes cantidades de alimentos aunque no tenga hambre?

¿Se siente deprimido después de haber comido en exceso?

¿Se siente a disgusto consigo mismo después de haber comido en exceso?

¿Se siente culpable después de haber comido en exceso?

¿Come usted en exceso y sin control al menos una vez por semana?

¿Come en exceso y sin control al menos una vez por semana y lleva haciéndolo desde hace más de tres meses?

Filed under: Psicología

El Trastorno de Atracones (Binge Eating Disorder)

El Trastorno de Atracones

Por África Urbano

El Trastorno de Atracones ha sido reconocido como trastorno con entidad propia en el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM 5, publicado en Mayo de 2013. En ediciones anteriores (DSM-IV) no era así, a pesar de estar ampliamente contrastada su existencia, el problema figuraba bajo el epígrafe Trastorno de la Conducta Alimentaria no especificado.

En los años 70 del pasado siglo se hablaba de Síndrome de Atiborramiento (Stuffing Síndrome) y se consideraba que una persona lo padecía en función del tipo de dieta que hacía (dietas hipercalóricas), es decir, para hacer este diagnóstico primaba la calidad sobre la cantidad algo que en la actualidad no ocurre. Ahora, para diagnosticar Trastorno de Atracones lo que más importa es la cantidad de alimento ingerido y el tiempo invertido en ello.

¿Cuáles son los criterios diagnósticos para establecer que una persona tiene Trastorno de Atracones?

Episodios recurrentes de atracones:

Ingesta durante unas 2 horas de una cantidad de comida superior a lo que la mayoría puede comer en el mismo tiempo y circunstancias.

Sensación de pérdida de control.

Los atracones se asocian a 3 o más de estos síntomas:

Comer muy deprisa.

Hasta sentirse incómodamente lleno.

Comer a solas, esconderse.

Sentir disgusto consigo mismo, tristeza, culpa.

Malestar intenso

Mínimo1 vez en semana durante 3 meses.Ingerir grandes cantidades

No realizar conductas compensatorias: No vomitar, utilizar laxantes, etc.

 

¿Son todos los Trastornos de Atracones igual de severos?

En el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM 5, se especifica que estamos ante un Trastorno LEVE cuando el sujeto tiene de 1 a 3 atracones semanales; un Trastorno MODERADO entre 4 y 7 atracones a la semana; GRAVE de 8 a 13; y EXTREMO a partir de 14.

¿Es lo mismo picar durante todo el día que hacer Ingesta Emocional o tener Trastorno de Atracones?

En el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM 5 este punto queda explícitamente aclarado. La respuesta es NO.

¿Qué casos son más frecuentes en la Unidad de Obesidad de HMM?

La evaluación psicológica de nuestros pacientes (de ahí la importancia de realizarla), nos lleva a su conocimiento más profundo.

En la Unidad de Obesidad de Montepríncipe, lo más frecuente es encontrar pacientes que comen grandes cantidades o pican todo el día, lo cual es una pauta de alimentación inadecuada, pero no un trastorno.

En segundo lugar, tenemos pacientes que hacen Ingesta Emocional de forma habitual. Esta conducta es sostenida en el tiempo precisamente porque la persona no lo detecta como problema. Se arrepiente de lo que hace, pero considera que lo controla.
Y por último, encontramos casos de Trastorno de Atracones en categoría leve. Personas que han incurrido en esta conducta en el pasado, y han incrementado bastante su peso. O personas que se dan cuenta de que están en una situación de riesgo porque llevan varios meses sin control (3 o más). Están motivados para el cambio, pero terminan encontrando razones que justifican los motivos que les llevan a esta situación (racionalización) y no saben cómo frenarlo.

Un indicador de la pérdida de control es la dificultad que encuentran estos pacientes para parar una vez que empiezan la ingesta. Comen mientras que trabajan en el ordenador, atienden a sus redes sociales, hablan por teléfono, o ven la televisión.

Entre los pacientes con Trastorno de Atracones Leve diagnosticados en la Unidad de Obesidad de Montepríncipe es muy poco frecuente que se den atracones a escondidas.

Es interesante este criterio diagnóstico porque determina la toma de conciencia del problema en gran parte de los casos. Los pacientes que comen a escondidas, aunque no lleguen a darse atracones, sí son capaces de identificar que tienen un problema. Parece que esta variable les hace diferenciar entre sentirse más o menos sanos.

Toma de conciencia

La finalidad de este artículo es dar a conocer bien los criterios que determinan el diagnóstico del Trastorno de Atracones con el objetivo de que las personas acudan a profesionales para pedir ayuda antes de que el problema vaya a más.
Frecuentemente los pacientes se dejan aconsejar por familiares, amigos o personas de su entorno que, llevados de buenas intenciones, van a darles una recomendación basada en su experiencia, no en datos científicos contrastados.

También es frecuente que los pacientes no solo consuman “comida basura”, sino que además atiendan a “información basura”. Hay demasiados medios que facilitan información inadecuada, pseudoconsejos, revistas: demasiada palabrería.

Cuando estamos hablando de salud física y mental, el tiempo es importante. En la Unidad de Obesidad del HMM abogamos por la intervención rápida, y nos apoyamos en datos contrastados científicamente para asesorar a nuestros pacientes y recomendarles el tratamiento más adecuado para su problema.

Filed under: Psicología

Evaluación Psicológica Prequirúrgica en la Unidad de Obesidad Montepríncipe

Psicóloga de la Unidad de Obesidad de Montepríncipe

Por África Urbano

Dentro de la Unidad de Obesidad de Montepríncipe, una de las funciones de la psicóloga es realizar la Evaluación Psicológica, imprescindible para el más profundo conocimiento del paciente. Puesto que en Nuestra Unidad proporcionamos a los pacientes seguimiento psicoterapéutico es de esencial importancia para nosotros poder contrastar mediante pruebas objetivas el nivel de malestar psicológico del paciente ya que consideramos que este puede ser un factor que interfiera en su recuperación o/y en la incorporación de los nuevos hábitos de la vida.

En Nuestra Unidad utilizamos como medios de Evaluación Psicológica:

–  Entrevista clínica. En nuestro caso, seguimos un modelo de entrevista semiestructurada durante la cual se conocen datos personales y familiares del paciente; tipo de ambiente de crianza; inicio del problema; motivos a los que lo atribuye; hábitos de vida; situación médica y psicológica.

–  Tests y cuestionarios. Utilizamos este tipo de pruebas porque nos aportan datos cuantitativos que reflejan cómo se encuentra el paciente en cada una de las variables psicológicas medidas.

En este momento, los pacientes que acuden a Evaluación Prequirúrgica realizan los siguientes cuestionarios: Symptom checklist-90-R y Obesity Questionnaire. Ambos nos permiten realizar un rastreo de la psicopatología del sujeto, si la hubiere, y han sido elegidas por su economía de tiempo, y por la simplicidad en su forma de respuesta.

Además de estos recursos, y siempre que lo consideramos necesario, el paciente realiza un cuestionario adaptado por nosotros mismos, sobre los criterios diagnósticos del Trastorno de los atracones y del Síndrome de la ingesta nocturna (según DSM-5), cuestionarios de autoestima, de insatisfacción con la imagen corporal y de bienestar psicológico.

Según nuestro criterio, en psicología no se puede diagnosticar ni intervenir sin evaluar.

Filed under: Psicología

Objetivos de la Entrevista Psicológica Prequirúrgica en La Unidad de Obesidad Montepríncipe

Psicóloga de la Unidad de Obesidad de Monteprincipe

Por África Urbano

Dentro de la Unidad de Obesidad de Monteprincipe, la labor del psicólogo es reconocida como algo imprescindible dentro del proceso de cambio del paciente.
En una primera toma de contacto con el mismo, la psicóloga durante la Entrevista inicial persigue los siguientes objetivos:

 

Establecer una adecuada dinámica de colaboración entre el paciente y la Unidad y cuando las circunstancias lo permiten, entre el paciente y su familia con la Unidad. 


Identificar el origen del problema. Qué parte del mismo se debe a causas endógenas y qué parte del mismo se debe a causas exógenas. 


Evidenciar el nivel de motivación para el cambio que el paciente tiene para confrontarle con su realidad una vez realizada la cirugía. Es decir, en este primera entrevista el paciente deberá tomar conciencia de que el camino de su recuperación no termina con la cirugía, que no hay soluciones mágicas, sino decisiones coherentes y consistentes.

Revisar las expectativas del paciente con respecto al resultado de la cirugía. Qué parte del éxito se debe a esta, qué parte del éxito se debe a sí mismo y su autocuidado una vez recibida el alta médica . Es decir, conducir al paciente por la vía de la reflexión para que busque la proporción de las cosas y para que tome conciencia de que sin su esfuerzo el éxito no está garantizado.

Identificar si existe o no alguno de los trastornos de la conducta alimentaria que llevan a la obesidad: trastorno de los atracones, síndrome de la ingesta nocturna, bulimia. Todos ellos implicados en el proceso del sobrepeso y la obesidad en un número elevado de pacientes, pero no siempre identificado por los mismos.

Identificar si existe o no alguno de los trastornos emocionales comórbidos con la obesidad: trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad generalizada, trastorno de estrés postraumático, trastorno de personalidad, depresión y otros.

Identificar con el paciente el tipo de ingesta que realiza, y los factores que le predisponen a realizar una ingesta emocional, si los hubiere. E identificar el tipo de vida que lleva, el sedentarismo y la tendencia a encontrar razones que lo justifican.

Explicitar con el paciente los objetivos del tratamiento psicoterapéutico dentro de Nuestra Unidad y las vías terapéuticas que se la abren una vez entra en tratamiento en la misma.

Trasmitir al paciente el objetivo básico de Nuestro tratamiento: la modificación “radical” de los hábitos de la vida que han dado como resultado “contraer” una enfermedad crónica.

Abrir en el paciente una puerta a la esperanza: ” se puede vivir con algo crónico si se siguen las pautas, se pide ayuda en los momento de flaqueza, se identifica el problema y se regulan las emociones que interfieren en el proceso de cambio.

 

Filed under: Psicología